Alimoche, el buitre sabio

(Crestones cuarcíticos en la ermita de la Virgen de Chillón).

Soy un enamorado de las vistas desde el mirador de la ermita de la Virgen de Chillón. Desde este privilegiado oteadero podemos ver un paisaje increíble con interminables dehesas que llegan hasta los límites de nuestra vista. Se pueden ver tres comunidades autónomas: Castilla la Mancha, Andalucía y Extremadura. Y tres comarcas distintas. Valle de Alcudia, Los Pedroches, y la Serena.

Un día subí al mirador a ver si podía ver alguna rapaz en los crestones cuarcíticos de la sierra, hábitat ideal para rapaces como el buitre leonado o el águila perdicera.

Un vecino de Almadén me vió con los prismáticos y me preguntó: ¿Aficionado a las aves?. Si mucho, la verdad. ¿Pues sabe usted que el año pasado criaron una pareja de quebrantahuesos en la Virgen del Castillo y que unos naturalistas de Madrid vinieron a estudiarlos?. ¿Quebrantahuesos en Ciudad Real?. No daba crédito a lo que decía al que amable lugareño. Pero esas palabras corroboraban lo que había leído hacía unas semanas en el foro de vivealmadén, de que varias personas los habían visto. Hablé distendidamente con el vecino de Almadén, intentando sacar todos los detalles posibles. Agradeciéndole su inestimable ayuda, de vuelta a Madrid me puse a buscar toda la información posible sobre el tema, porque si había una pareja de quebrantahuesos en el Valle de Alcudia, y encima criando, iba a ser la noticia natural del año 2006.

Después de leer muchos artículos sobre el alimoche y volver a ver el magnífico capítulo del Hombre y la Tierra sobre el alimoche “el buitre sabio”, llegué a la conclusión que lo que vieron esos dos años los lugareños de Chillón y Almadén no eran quebrantahuesos, si no alimoches.

El quebrantahuesos es un ave carroñera que su área de distribución se limita a los Pirineos y sierra aledañas. Actualmente se le puede encontrar también en el macizo de los Picos de Europa, gracias a un programa de reintroducción, así como en la Sierra de Cazorla en Jaén. Algunas aves jovénes hacen vuelos de dispersión bajando desde la Cantábrica y Pirineos, al Sistema Central, llegando incluso a Extremadura.

Y los del núcleo de Cazorla también pueden hacer vuelos de dispersión por Extremadura, Andalucía y sur de la provincia de Ciudad Real, luego no es descartable encontrarlos por la zona del Valle de Alcudia, aunque aún no hay constatada una población estable o de cría.

La confusión entre alimoche y quebrantahuesos viene desde hace tiempo. Ambas son carroñeras y al alimoche se le conoce en muchas zonas como abanto, de ahí el nombre del Monte Abantos en el Escorial, Madrid, donde hasta épocas recientes habitaba en sus laderas.

En otras zonas de España al alimoche se le conoce como quebrantahuesos, de ahí la confusión con nuestra pareja de alimoches de la Virgen del Castillo.

El alimoche (Neophron percnopterus) es una pequeña carroñera, blanca, con los bordes de las alas negras, cara amarilla y pico negro. Cola puntiaguada. Con mala visibilidad la podemos llegar a confundir con una cigüeña blanca, aunque el tamaño y la forma de la cola, nos evitaran confusiones.

A finales de Febrero vuelve de sus cuarteles de invierno en las sabanas del Sahel en Africa, cruzando el Estrecho de Gibraltar, para llegar a numerosos puntos de la Península Ibérica. Prefiere los crestones cuarcíticos para anidar, muy comunes en el Valle de Alcudia, y se mueve por las zonas de monte mediterráneo, dehesas y zonas de estepa para buscar carroña. Al ser el Valle de Alcudia una zona de ganadería extensiva, es un hábitat óptimo para nuestra pequeña carroñera.

La podemos ver sobrevolar en los crestones cuarcíticos de la Virgen del Castillo en Chillón, la Sierra de la Moraleja, en Guadalmez, o en la Carretera de Puertollano a Alamillo, en busca de las placentas de los corderos recién nacidos.

A principios de Septiembre abandonará el Valle de Alcudia para hacer el viaje de regreso cruzando todo el desierto del Sáhara.

Es un ave en grave regresión. Le afecta mucho la incidencia del veneno. Aparte de las molestias ocasionadas en época de cría. Ejerce una labor excelente librando de carroña el campo y evitando la propagación de enfermedades.

Se le conoce como buitre sabio porque tiene la habilidad de romper huevos con ayuda de piedras.

En vuestras próximas escapadas al Valle de Alcudia, en primavera y verano, llevad siempre en vuestra mochila unos prismáticos. Seguro que en esa sierra con crestones cuarcíticos, de la que tanto habeis paseado por ella, os puede deleitar con el majestuoso vuelo de esta ave tan bella y a la par tan amenazada.

Somos unos privilegiados al tenerla en la comarca de Almadén y debemos a contribuir a que siga año tras año sobrevolando estos paisajes tan bellos.

¡Felices avistamientos!

(c) Rafael Almena

Anuncios

2 thoughts on “Alimoche, el buitre sabio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s