Águila perdicera: el ocaso de una especie

Primavera. Abril de 2010. Un grupo de apasionados a la ornitología participamos en una excursión que organizó la Sociedad Española de Ornitología para ver aves en la comarca del Valle de Alcudia.

Visitaríamos Almadenejos, Guadalmez, Puertollano y la Bienvenida con el objetivo de observar alguna de las especies más emblemáticas del monte mediterráneo como la cigüeña negra, el alimoche, o el buitre negro.

La escapada prometía pues habíamos tenido un año muy lluvioso y las dehesas estaban muy floridas y los ríos bajaban muy caudalosos.

En nuestra primera parada tuvimos la primera grata sorpresa, pues en medio de una dehesa con un intenso tapiz de flores, encontramos un bello espécimen de orquídea.

Ophrys tenthredinifera (Fam Orchidaceae)

Después de este emotivo hallazgo, iniciamos nuestro camino a la Sierra de la Cerrata con el objetivo de ver aves rapaces.

Las horas centrales del día eran excelentes, pues el sol de primavera calentaba las sierras cuarcíticas, y las térmicas propiciaban los vuelos de los primeros buitres leonados.

Atentos a sus vuelos y viendo si entre ellos volaba algún buitre negro, un compañero de nuestro grupo nos alertó con una frase entrecortada: ¡Chicos. Estamos de enhorabuena. Tengo una perdicera!. Rápidamente todos dirigimos nuestros prismáticos hacia los cantiles cuarcíticos que nos indicaba con efusión.

Y como en un documental, apareció con un vuelo majestuoso una hembra espectacular de águila perdicera. Sus vuelos primero en círculo, y luego en picado, nos dejaron boquiabiertos. Éramos unos privilegiados, pues todos los días no se ve un ejemplar de águila perdicera. Tras deleitarnos con varios planeos sobre nuestras cabezas desapareció entre un bosque de pinos.

El águila perdicera es una rapaz de unos 70 ctms de longitud, fuerte, majestuosa, donde las hembras son un poco más grandes que los machos. Se alimenta de palomas, conejos, perdices y lagartos.

Es un ave muy territorial y llega a expulsar a otras rapaces de su territorio, incluso de mayor tamaño que ellas, como águilas reales.

Presenta un pelaje muy característico, con el dorso marrón, partes blancas y blanco amarillentas por las partes ventrales.

Aunque su hábitat predilecto son las montañas y monte bajo desérticos y semidesérticos del levante peninsular como Cataluña, Comunidad Valenciana o Murcia, se la encuentra en otras comunidades, y tenemos la fortuna de encontrarla en Castilla la Mancha.

Ciudad Real cuenta con 23 parejas y el Valle de Alcudia es una zona fundamental para su reproducción.

Podemos avistarla en la sierras cuarcitícas del Valle de Alcudia como la Sierra de la Moraleja (Guadalmez), Sierra de la Cerrata (Almadenejos) o Sierra Umbria del Valle de Alcudia (Alamillo).

Es un ave que ha sufrido una importante regresión. En España apenas habitan menos de 800 parejas, y en algunas zonas como en el Cataluña, el descenso ha sido de hasta el 50%.

Las causas de este espectacular declive son variadas y se pueden citar entre otras, los tendidos eléctricos, el veneno, las molestias en zonas de cría, o destrucción de hábitats.

Afortunadamente, el Valle de Alcudia cuenta con algunos ejemplares de esta magnífica especie. Es un privilegio contar con esta bella rapaz en la comarca, que actúa como un verdadero superdepredador, y es señal de la buena calidad de los ecosistemas del valle.

La próxima vez que visitéis alguna de las vistosas sierras cuarcíticas del Valle de Alcudia, no os olvidéis de echar en vuestra mochila unos prismáticos. Quien sabe si podéis deleitaros con el vuelo de esta majestuosa ave, tan amenazada y tan difícil de observar.

¡Felices avistamientos!.

(c) Rafael Almena

Anuncios

One thought on “Águila perdicera: el ocaso de una especie

  1. Otra de las causas de que hayan pocas parejas de esta rapaz son los cazadores, y hablo de lo que conozco. En cuantas casas de cazadores de hace 30 años no hay en el salon de la casa un águila perdicera disecada con una perdiz entre sus patas. Un trofeo codiciado antaño y que ahora no se practica por la sanción que pueden incurrir tanto cazadores como taxidermistas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s